Tecnología Segura

Electrónica y electricidad

La trajedia del Coltan o la importancia de reciclar

by on Dic.28, 2009, under Electrónica y electricidad, Tecnología

¿Por qué reciclar productos eléctricos y electrónicos?.

Porque dichos productos son muy aprovechables y reutilizables. Algunos componentes son áltamente tóxicos o contaminantes y porque el Coltan que se utiliza en electrónica y electricidad es reutilizable, difícil de conseguir y detrás de la nueva producción/extracción de Coltan en el África Subsahariana existe explotación humana, contrabando, expolio y destrucción medioambiental sin ningún tipo ni posibilidad de control.

¿Dónde reciclar?.

Puedes reciclar todo tipo de productos electrónicos y de electricidad como electrodomésticos, televisores, equipos de alta fidelidad, telefonía, ordenadores y periféricos, etcétera en los Puntos Limpios de tu localidad o región. Infórmate de su ubicación en el teléfono de contacto de tu Ayuntamiento o Gobierno Regional.

Historia del Coltan

Coltan (o Coltán)
Nombre abreviado de dos minerales (columbita y Tantalita) además de hierro y manganeso, que forman un material de color gris metálico oscuro. Escaso en la naturaleza, se trata de un elemento crucial para el avance tecnológico debido a sus nuevas aplicaciones en la electricidad y electrónica, pues es usado principalmente en la elaboración de condensadores de Tántalo, que han ido sustituyendo a los condensadores electrolíticos tradicionales por tener valores de capacidad eléctrica más exactos, soportar mayores temperaturas y ser muchísimo más pequeños. Esto los hace ideales para las exigencias actuales de miniaturización de los dispositivos electrónicos.

Minerales de ColtanEl coltan es un claro ejemplo de materiales que han pasado de ser considerados simples curiosidades mineralógicas a imprescindibles para el funcionamiento de la electrónica y electricidad a todos los niveles (desde un teléfono móvil a un satélite artificial).
El mayor yacimiento para la extracción de este mineral se encuentra en el África Subsahariana, donde la República Democrática del Congo produce el 80% de la reserva mundial de Coltan.
Como en tantos otros casos, la República Democrática del Congo sufrió la presión de occidente y se vio inmersa en una nueva guerra a finales de los años noventa en la que todas las reservas estratégicas le fueron expoliadas y malvendidas para su exportación a Europa y USA. Obviamente, ni un solo dólar de esta operación revirtió en la mejora de la calidad de vida del malogrado pueblo congoleño.
A partir de entonces, principalmente los ejércitos de sus vecinos Ruanda, Uganda y Burundi controlan el contrabando inmoral de Coltan, llegando a acuerdos con los países del norte que, en algunos casos, llegaron a acuerdos de condonación de deuda externa a cambio de un trato preferente en el tráfico indecente de este mineral. Aún hoy, diferentes facciones siguen alimentando el conflicto con el único objetivo de enriquecerse a cualquier precio.
Esta gran tragedia humanitaria no es el único peaje que paga occidente por el abastecimiento de Coltan. A las muertes producidas por las sucesivas guerras de la región se le tiene que unir la catástrofe medioambiental de los yacimientos de Coltan y destrucción de sus ecosistemas. En ocasiones, y siempre sin ningún tipo de control ni supervisión, los yacimientos mineros se emplazan en reservas naturales o bosques donde viven especies en peligro de extinción, como el Gorila.
Por si no fuera poco, un trabajador congoleño normal gana alrededor de 10$ mensuales cuando en minas de otros países se gana entre 10$ y 40$ semanales. Aún así, el kilo de Coltan se cotiza luego en el mercado a 400$. El método de extracción es arcaico e ineficaz. Trabajan en condiciones de semiesclavitud. Un buen trabajador puede sacar un kilo de coltan diario. Además de Coltan, en los yacimientos mineros aparecen otros minerales radiactivos como el uranio, torio y radio entre otros. Debido a la exposición de los trabajadores ante estos minerales, ha habido una gran cantidad de enfermos y defunciones por los efectos de la radiación.
Condensadores de TántaloDesgraciadamente, y aunque ya hay movimientos del sector en ese sentido, es casi imposible que los proveedores de Coltan certifiquen la procedencia de los minerales con el fin de evitar que provengan del contrabando, pero el Coltan es reciclable y reutilizable. Infórmate de los puntos limpios que hay en tu ciudad y deposita en ellos todos los equipos eléctricos y electrónicos (ordenadores, móviles, televisores, …). Con ello, se podrá extraer este preciado mineral para su reutilización, lo que contribuirá a no tener que adquirir nuevas partidas de dudosa procedencia de este material.

Leave a Comment :, , , more...

Lámparas de bajo consumo

by on Nov.29, 2009, under Electrónica y electricidad

Definición de lámpara fluorescente compacta

Lámpara fluorescente compacta
También llamadas “lámpara de bajo consumo”, “bombilla ecológica”, “bombilla de bajo consumo”, “CFL” (en inglés) o “LFC”. Se define como dispositivo de descarga eléctrica destinado a la iluminación de una estancia. De tecnología superior a las antiguas y obsoletas lámparas incandescentes, su principal característica es una mayor eficiencia (menor consumo eléctrico) y vida útil. Su funcionamiento es similar al de los tubos fluorescentes “CFT”: este tipo de bombillas no son más que pequeños tubos fluorescentes acoplados a un casquillo o un conector pin. La iluminación fluorescente emplea vapor de mercurio a baja presión dentro del tubo revestido con fósforo (que reacciona con la mezcla de gases haciéndose fluorescente). Este tipo de bombillas están compuestas por reactancia, cebador y sus resistencias a cada extremo (que calientan la mezcla de gases hasta hacerlo conductor de la electricidad), pero, a diferencia de los tubos, éstas están comprimidas en circuitos electrónicos.

Algunas ventajas de las lámparas de bajo consumo sobre las bombillas incandescentes:

  • La bombilla de bajo consumo nos da la posibilidad de sustituir las lámparas convencionales incandescentes (de filamento) por fluorescentes sin tener que cambiar nuestro aplique, plafón, lámpara de mesita, etc
  • Ahorras por reducir el consumo de electricidad: Las bombillas ecológicas utilizan entre un 50 y un 80% menos de energía que una bombilla normal incandescente para producir la misma cantidad de luz:
Para bombillas de 8.000 horas y un precio del kWh en el hogar en torno a 0,17€,los ahorros serían los siguientes: 
ANTES AHORA AHORRAS (por cada bombilla)
Incandescente Bajo consumo (igual intensidad de luz )  Coste electricidad
40W 9W 42 €
60W 11W 67 €
75W 15W 82 €
100W 20W 109 €
  • Ahorras porque la duración de las lámparas de bajo consumo es considerablemente mayor: Las bombillas de bajo consumo duran hasta 10 veces más y, aunque sean más caras, el coste de la lámpara de bajo consumo se amortiza rápidamente. “10 veces más” significa hasta 10.000 ó 12.000 horas, que equivalen a entre 5 y 10 años para un uso medio de tres horas al día a lo largo de todo un año. Existen ya en el mercado versiones “longlife” de algunos fabricantes y estas lámparas ya pueden llegar a duplicar esta duración.
  • Son ecológicas porque al consumir menos, se emiten menos gases de efecto invernadero en producir la electricidad que necesitas para su funcionamiento.
  • Temperatura: gran parte de la energía que consumen las bombillas de bajo consumo es convertida en luz. En cambio, prácticamente la mitad de la energía que consume una bombilla incandescente se transforma en calor y no en luz. Con lo que toda la energía que las bombillas incandescentes convierten en calor, es desaprovechada y se pierde.
  • Una bombilla incandescente apenas convierte el 2,6% de la energía que consume en luz visible, mientras que una lámpara fluorescente dedica hasta el 15% de la energía consumida en cumplir su misión de iluminar.
  • Decorativas: existen decenas de modelos con diferentes formas, colores y tipos de iluminación. En este aspecto, evita las lámparas “de araña” con muchas bombillas.

Consejos para el uso adecuado de las lámparas de bajo consumo

Si bien todos reconocemos que las “bombillas ecológicas” tienen multitud de ventajas, es muy importante tener en cuenta ciertos detalles para utilizarlas de manera adecuada y eficiente:

  • En el momento de encenderse consumen mucha energía, lo que no les hace aptas para estancias donde se utilice la luz por breves periodos de tiempo. Apagarlas y encenderlas con frecuencia también reduce su vida útil.
  • No dejes luces encendidas en habitaciones que no estés utilizando.
  • Aprovecha la luz natural siempre que sea posible.
  • Coloca reguladores de intensidad luminosa.
  • Utiliza tubos fluorescentes donde puedas y, sobre todo, en la cocina, donde las horas de encendido son mayores.
  • Si hay que iluminar toda una habitación, no conviene hacerlo con un único punto de luz.
  • Es mejor utilizar iluminación de sobremesa si se está trabajando. En este caso, iluminar toda la estancia supone un gasto innecesario.
  • En estancias con muchos puntos de luz, es recomendable instalar varios interruptores para iluminar sólo las zonas que se precisen.
  • Utiliza colores claros en paredes y techos.
  • Cuando la bombilla se funda o deje de funcionar, RECLÍCLALA:

Reciclaje de las lámparas de bajo consumo

Los materiales de las lámparas se encuentran dentro de un sistema cerrado, por ello, su uso adecuado no representa riesgos o impactos sobre el medio ambiente o la salud. Dichos materiales entran en contacto con el medio ambiente únicamente en caso de rotura o destrucción.

Como ya hemos desarrollado, las lámparas de bajo consumo contienen diferentes gases y metales pesados (como mercurio) que, en contacto con aire, agua o suelo, pueden resultar altamente contaminantes. Además de ello, el vidrio de los conductos también es reutilizable.

Por ello la mayoría de lámparas (luminarias para lámparas fluorescentes, lámparas fluorescentes rectas, lámparas fluorescentes compactas, lámparas de descarga de alta intensidad y de sodio de baja presión, y otros aparatos de alumbrado utilizados para difundir o controlar luz con exclusión de las bombillas de filamentos) deben ser separados y depositados en contenedores específicos para este tipo de residuos.

En España, por ejemplo, la norma indica que los consumidores pueden entregar sin coste alguno dichas bombillas que vayan a desechar en los siguientes lugares:

  • En los puntos de venta o distribución siempre que se adquiera una nueva de tipo equivalente o realice las mismas funciones que la que se desecha.
  • En los puntos limpios o en puntos de recogida que deberá haber en municipios de más de 5.000 habitantes. En poblaciones menores, se sigue la norma de la comunidad autónoma en cuestión.

En caso de no conocer la ubicación de estos puntos, los consumidores pueden informarse en su ayuntamiento, o en las asociaciones de productores de bombillas.

10 Comments :, , , more...

Buscar en Internet

Loading